Cinco consejos para gestionar equipos internacionales

Somos tu web de Business

Cinco consejos para gestionar equipos internacionales

technology, information, digital-2082642.jpg

El trabajo a distancia ha ido ganando popularidad en los últimos años y esto significa inevitablemente que también ha habido un aumento de los equipos multiculturales con miembros en múltiples países diferentes de todo el mundo. Se ha demostrado que el trabajo desde casa aumenta la productividad a la vez que ahorra dinero a las empresas, y con la actual pandemia de coronavirus, muchas empresas se han visto obligadas a adoptar esta nueva forma de trabajo, quieran o no. Tanto si es la primera vez que gestiona el trabajo a distancia a causa de la pandemia como si ya gestiona una plantilla internacional, aquí tiene algunos consejos que le ayudarán a agilizar el flujo de trabajo y a aumentar la productividad global que consigue su equipo, todo ello a la vez que aumenta la moral en general.

Encuentra el equilibrio entre control y libertad

Los check-ins no planificados son habituales en las oficinas, ya que permiten a los empleados pasarse por la mesa de sus jefes para hacer una pregunta rápida y recibir una respuesta inmediata, estos check-ins, sin embargo, simplemente no son posibles cuando se trabaja a distancia, pero encontrar el equilibrio entre controlar a tu equipo y darles libertad puede resolver fácilmente el problema.

Tener una estructura establecida es incluso más importante para los trabajadores remotos que en las oficinas, ya que ayudará a combatir el problema mencionado anteriormente. Aunque la claridad y la transparencia son esenciales, asignar funciones y responsabilidades específicas a los distintos miembros del equipo te ayudará a aliviar la presión que ejerces como gestor y también ayudará a los demás miembros del equipo a aclarar las cosas utilizando la mensajería instantánea en lugar de acudir siempre a ti.

Ten en cuenta que siempre se puede mejorar este tipo de estructura, así que escucha los comentarios de tu equipo y cambia las cosas si es necesario.

Aprovecha la tecnología disponible

La tecnología moderna ha avanzado mucho en los últimos años y las funciones disponibles pueden permitirte mantener un gran nivel de comunicación con tu equipo, independientemente del lugar del mundo en el que se encuentren. En una teleconferencia virtual con aplicaciones como Zoom o Skype, puedes utilizar un montón de funciones para compartir información y mitigar las distracciones. Para evitar las distracciones o incluso para ocultar información sensible, hay servicios disponibles que ofrecen fondos virtuales con zoom integrados en su software, ocultando perfectamente su entorno sin necesidad de comprar ningún equipo físico. Otras herramientas disponibles son la pantalla compartida y las pizarras virtuales, que ayudan a compartir rápidamente la información y a debatir temas como si estuvieras en la misma sala que tu equipo en lugar de a kilómetros de distancia.

Conoce las diferencias culturales

Si te encuentras trabajando con un equipo multicultural o incluso multilingüe, asegúrate de dedicar algo de tiempo a investigar sus orígenes y su cultura. Esto le ayudará a desempeñarse mejor como líder al evitar cualquier tipo de vergüenza y, lo que es más importante, les demostrará que se preocupa por ellos, ganándose probablemente su respeto de inmediato. Un ejemplo de esto es simplemente buscar cosas como las fiestas nacionales y religiosas e incluirlas en el calendario compartido de su equipo. Como precaución, siempre debes consultar con tu departamento de recursos humanos antes de hacer esto, pero el simple hecho de hacer un esfuerzo contribuirá en gran medida a que la gente te vea y te respete.

Usa un toque personal

La gestión de equipos en una oficina pequeña suele implicar reuniones periódicas uno a uno a lo largo del año para asegurarse de que todo va bien y ponerse al día con cada uno de los empleados. Es aún más importante tener estas revisiones con los trabajadores remotos, pero muchas empresas asumen que la misma frecuencia funcionará y sólo le exigirán que tenga estas reuniones una vez cada pocos meses. Trabajar desde casa es un entorno muy diferente y le aconsejamos que, en cambio, controle a cada miembro del equipo individualmente con mucha más regularidad, por ejemplo, una vez cada semana o dos. Esta es otra actividad que puede consumir un poco de tiempo, pero que realmente mostrará a su equipo que se preocupa y que se les escucha si tienen alguna preocupación. En una oficina, los empleados pueden levantarse y pedir hablar con un gerente en una sala privada, sin embargo, muchas personas no se sienten tan cómodas cuando se trata de llamar a su gerente para asegurarse de dar el primer paso por ellos.

Evitar la microgestión

La microgestión es una mala práctica en general, pero puede ser mucho más fácil caer en ella accidentalmente cuando se gestiona un equipo remoto. La imposibilidad de ver físicamente lo que hacen tus empleados puede llevar a una sospecha inherente de que no están trabajando. Sin embargo, la microgestión es algo extremadamente perjudicial y no sólo puede afectar negativamente a la productividad, sino también a la moral, y es crucial que mantenga la moral alta durante estos tiempos difíciles. Controlar a tu equipo con regularidad, como hemos mencionado anteriormente, es una buena manera de vigilarlo sin tener que respirar en su cuello. Lleva un registro de con quién has hablado y cuándo, y mientras su trabajo se complete a tiempo y a un alto nivel, confía más en ellos y te apreciarán más.

industry, industry 4, web-2630319.jpg

Especialistas en Administración y Dirección de Empresa

¿Necesitas asesoramiento?

En nuestro equipo contamos con diferentes perfiles profesionales y especializados en cada una de las áreas de Empresa. Presumimos de nuestra capacidad para crear y escalar empresas, así como la gestión/formación para equipos de empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba